domingo, 6 de marzo de 2016

VIOLENCIA CONTRA LA MUJER


tomado de: http://www.descubrelamixteca.com/violencia-contra-la-mujer-crimen-de-lesa-humanidad-especialista/




La violencia en contra de la mujer vista desde cualquier contexto, es un problema público global e histórico que traspasa fronteras y que desde los componentes socio-culturales y políticos ha tomado diversas formas que van desde la aceptación y consentimiento, la jerarquización de poder y el rechazo profundo.

A la luz de las corrientes éticas, éste dilema es fruto de las decisiones conscientes y voluntarias de individuos  que generan comportamientos sin sentido moral; orientadas hacia la discriminación por una  cultura sexista del machismo que vulneran todos los derechos fundamentales, el de la vida, la igualdad y la paz.

Pese a que la moral establece normas obligatorias que no se imponen coercitivamente; apoyados de la teoría del derecho si es importante que la conducta normativa del hombre en éste dilema ético de violencia en contra de la mujer si se impongan con obligatoriedad de cumplimiento, debido a que sus consecuencias son resultados reprobables moralmente. (Sánchez Vázquez, A. 1969).

La moral y la ética tienen un carácter social, debido a que los individuos se sujetan a principios, normas o valores establecidos socialmente de forma libre y voluntaria; toman decisiones motivados por intereses individuales que los  conllevan a asumir consecuencias grupales que no siempre son  tomadas de forma responsable y prudente. Hechos como la violencia en contra de la mujer habla de sujetos que no se han forjado un buen carácter al no tomar buenas decisiones y tener capacidad de adaptabilidad frente a las circunstancias que ofrece el medio de compartir con el género femenino. (Cortina. A,1994).


Como vemos, la violencia en contra de la mujer es el reflejo de comportamientos individuales que se transforman en globales al actuar con indiferencia, e impunidad; es por ello que  se hace un llamado a la práctica de la ética en todos los actos humanos  que libremente se eligen y afectan a otros, de modo tal que se contribuya a la reconstrucción del tejido social rasgado por la impunidad y la injusticia; a la conciencia colectiva formadora de actos de paz, al acompañamiento psicosocial de las mujeres víctimas, al empoderamiento y reconocimiento de las capacidades de las mujeres y al apoyo del estado en la implementación del  desarrollo humano sostenible.

Material de apoyo:


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

A.Cortina, “Ética de la empresa. Claves para una nueva cultura empresarial”, Trotta, Madrid, 1994, pp.17-33

Sánchez Vázquez, A. (1969). Ética, México, Grijalbo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada